Latigazo cervical. Secuelas por accidente de tráfico.

El “latigazo” comúnmente llamado “latigazo cervical” puede ser causado por un trauma en el que el cuello realiza de repente un movimiento brusco hacia detrás y posteriormente hacia delante, como un látigo, una lesión muy común en accidentes de tráfico. Este movimiento causa el estiramiento y desgarro de los tejidos blandos del cuello produciendo hinchazón y dolor.

El dolor de cuello producido por el latigazo cervical es casi constante. En la mayoría de las personas lesionadas aparece inmediatamente en las primeras horas después del trauma, pero también puede retrasarse horas e incluso días. Los primeros síntomas de latigazo cervical tras un accidente de tráfico son el mareo, la rigidez y dolor de cuello, que puede llegar a extenderse a la espalda, los hombros o el occipital y dejar secuelas importantes.

Afortunadamente, en la mayoría de los casos, los síntomas de latigazo cervical se desvanecen y desaparecen por completo después de un par de semanas. Pero en alrededor del 20% de las víctimas, las secuelas persisten, incluso durante toda la vida. Si no hay un tratamiento adecuado, las consecuencias y secuelas del latigazo cervical a largo plazo tales como dolor crónico son muy probables. Se convierte en una enfermedad dolorosa y no se excluyen efectos adversos graves como la discapacidad y la enfermedad mental.

A veces mucho tiempo después del accidente de tráfico, las personas que han sido víctimas de latigazo cervical se quejan de dolor en el cuello, dolores de cabeza, rigidez en el cuello, mareos, dolor de espalda, el hombro, en articulaciones de la mandíbula, problemas visuales o de concentración, irritabilidad y fatiga, incluso la pérdida de sueño. Estos problemas físicos pueden persistir durante varias semanas, meses o incluso establecerse en forma permanente y dar lugar a largos períodos de inactividad.